martes, 15 de julio de 2014

El pimentón y el ají



El pimentón y el ají:
El ají y los pimentones son plantas muy parecidas y la forma de cultivo es casi las mismas, al igual que los tomates necesitan calor y luz directa, son muy sensibles al frio y se mueren con las heladas, por eso planificamos su siembra para fin del invierno o el inicio de la primavera.
Las semillas del ají y el pimentón son “pepitas” que uno ve adentro del fruto, si compramos en ferias orgánicas o conseguimos frutos de otros huertos conocidos podemos usar esas mismas semillas, si compramos en el supermercado o en ferias tradicionales es muy probable que las plantas sean híbridas y no sean fértiles así que esas pepas no puedan germinar L
Tipos de ají y pimentones hay miles de millones, ojalá puedan ir probando distintos tipos y no siempre quedarse con lo conocido y tradicional, si pasan por una feria y ven variedades distintas cómprenlas para sacar las semillas!


Ahora a lo práctico:

Cuando sembrar: Desde agosto hasta octubre si estamos en la zona central de Chile, si estamos más al sur es mejor esperar más ( octubre o noviembre) , si más al norte y en lugares donde no hayan muchas heladas pueden empezar a sembrar antes ( si viven en Arica siembre cuando quiera)
Donde sembrar: En almácigos, la tierra debe tener bastante materia orgánica  (sirve el humus y el compost) y estar bien suelta, es importante que los almácigos tampoco pasen frío, si las noches son heladas donde estamos es mejor dejarlos en el interior o cubrirlos. Una vez que las semillas empiezan a germinar vamos “aclarando” eso significa que tenemos que  ir sacando las plantas más pequeñas y dejando las más grandes y fuertes.
Cuando las plantas tengan 4 a 6 hojas es el momento de transplantar:
¿Dónde trasplantar?
En maceteros: Podemos cultivas ají y pimientos en maceteros siempre que tengan más de treinta cm de profundidad, las plantas deben estar separadas a 40 cm.
En tierra: El trasplante se debe hacer en la tarde para que no haga mucho calor, plantamos en hileras o en tresbolillo a una distancia de 40 cm entre plantas, luego del trasplante se debe regar bien.
Manejo durante el crecimiento: Las plantas pueden crecer hasta dos metros, como los tallos son frágiles vamos a necesitar poner tutores, hay plantas que no crecen tanto y pueden no necesitar tutorado, es importante ir observando si se mantienen firmes o se van tumbando.
La poda no es tan necesaria, de todas formas se pueden ir podando las ramas más cercanas al suelo y que no dan frutos para darle más fuerza a la planta, si nuestra mata está muy frondosa debemos podar de la misma forma que se poda el tomate.
Riego: No se debe regar mucho,  solo hay que preocuparse que la zona de las raíces esté húmeda (no encharcada). Es muy importante que cuando se riegue no le llegue agua a los frutos.
Asociaciones :  es beneficioso para el pimentón y el ají sembrarlos junto con plantas como el tomate o la albahaca. Es perjudicial sembrarlo con las arvejas.
Recolección: A partir de 100 días después de la siembra ( depende del lugar donde estemos) vamos a poder empezar a recolectar los primeros frutos.
Eso por ahora! Recuerden que cualquier duda pueden escribirnos a elpequenohuerto@gmail.com! Cariños y saludos a todos J






jueves, 19 de junio de 2014

ALMÁCIGOS

En muchos post hemos mencionado cultivos que se siembran en almácigos… pero ¿qué son los almácigos? ¿cómo se hacen? .. Acá les dejamos un nuevo post para guiarlos en este proceso:
Un almácigo es como una incubadora de semillas, hay muchos cultivos que si uno los siembra directamente a la tierra no prosperan, más aun si vivimos en zonas con temperaturas muy extremas, empezando el huerto en los almácigos es mucho más fácil controlar las condiciones de germinación.
Ahora vamos a lo práctico:
¿Qué necesito?:
-Recipientes de cualquier tipo : Envases  de yogurt, de margarina, casatas de helado, cajas de leche o plumavit ( funcionan muy bien porque mantienen mejor la temperatura) , cajas de huevo o cajas de feria.
- Tierra de hojas, hummus o compost y tierra de jardín


¿Cómo lo hago? :
1: Mezclamos bien los tres tipos de tierra en tercios y la harneamos para eliminar las piedritas,  si no tienen harnero o algo para “colar” la tierra (nosotras usamos un canasto viejo de bicicleta metálico) no se compliquen, vayan tratando de limpiar la tierra y de  romper los terrones grandes de tierra con la mano.
2: Le hacemos agujeros a nuestros recipientes por abajo, en general si quedan del diámetro de un dedo chico está bien, luego llenamos unos ¾  de nuestro recipiente con la mezcla y la humedecemos, para los almácigos más grandes con el dedo formamos pequeños surcos a lo largo, no deben ser muy profundos porque la semilla no debe quedar tapada por más de unos 0,5 mm de tierra, luego ponemos las semillas en fila por los surcos y tapamos con muy poquita tierra,  si son envases individuales hacemos un pequeñísimo hoyo en la tierra, luego ponemos un par de semillas y tapamos. Finalmente regamos suavemente para humedecer bien la tierra.
3: Cuidar la temperatura! Hay que dejar  los almácigos en un lugar que no sea helado y en la noche taparlos con un pedazo de manga plástica. Es importante que una vez que hayan germinado les llegue luz solar durante el día pero si estamos en pleno verano y hay mucho sol se pueden dejar a la semi-sombra para que no se le quemen las hojitas.
4: Controlar la humedad: El almácigo debe estar siempre húmedo ( no encharcado ni muy mojado) por eso hay que observarlo bien e ir rociándolo con agua cuando sea necesario.
5: Si germinan muchas semillas y están muy juntas va a ser necesario ir “aclarando” el almácigo eso es que hay que sacar las plantas más pequeñas y dejando las más grandes para que crezcan con más fuerza.
6: Cuando las plantas tengan unas 4 a 6 hojas las trasplantamos al huerto definitivo!

Eso es todo … no se compliquen y empiecen a hacer almácigos con lo que sea, prueben distintas técnicas para ver que les resulta mejor a cada uno.  Cuando aparecen los primeros brotes (a las 2 semanas generalmente) se darán cuenta lo emocionante que es. Si tienen cualquier duda escriban a elpequenohuerto@gmail.com

lunes, 21 de abril de 2014

La rúcula!





La rúcula es de nuestros cultivos preferidos, es fácil de manejar y crece rápido. Personalmente nos encanta su sabor y su versatilidad, la podemos comer como ensalada y se puede cocinar como la espinaca, además las flores de la rúcula se pueden comer crudas y las semillas tienen un sabor parecido a la mostaza, ¿qué mejor? a una sola planta le podemos dar mil usos.
Nutricionalmente la rúcula tiene muchos beneficios, es alta en hierro (ideal para anémicos o personas convalecientes) en fibra, vitamina A y C (la vitamina C ayuda además a absorber el hierro) y es baja en calorías J
Ahora vamos a lo nuestro …

  • ¿Cuándo sembrarla? : Aunque la rúcula crece idealmente al sol, es tolerante a  temperaturas bajo cero lo que permite que la sembremos en casi cualquier época del año, si lo hacemos en primavera o verano el sabor va a ser más amargo que si lo hacemos en otoño  o invierno.
  • ¿Dónde sembrarla?: Idealmente la sembramos en almácigos de la misma forma que se siembra la lechuga, pero si tenemos bien trabajada la tierra y no estamos en tiempo de tormentas la podemos sembrar directo a la tierra.

  • ¿Cuándo trasplantar?: si es que plantamos en semilleros tenemos que aclarar (sacar las plantas más chicas y dejar las más fuertes) y luego cuando las plantas tengan unos 5 – 6 cm las trasplantamos a la tierra.

  • Cuidados en el cultivo: La rúcula casi no tiene plagas y no necesita muchos cuidados solo hay que preocuparse que la tierra no se encharque ni tampoco que se seque demasiado.
  • Asociaciones: La rúcula es feliz si la siembras con berenjenas, tomates y pimentones. La rúcula no es feliz si la pones junto a rabanitos.
  • Cosecha: Lo mejor de la rúcula es que si la cortas a la altura del tallo sin arrancarla la planta seguirá produciendo hojas nuevas hasta el momento de la floración. Si la planta florece recuerda que puedes comer sus hojas y semillas.

Eso por ahora! Recuerden escribirnos a elpequenohuerto@gmail.com  si es que tienen dudas o sugerencias. Cariños a todos!!!

viernes, 24 de enero de 2014

El tomate




Al igual que la lechuga hay muchos tipos de tomate (pomodoro, cherry , redondo, pera etc) todos se cultivan de forma parecida  así que no se complique  por el tipo,   traten de conseguir hartas variedades de semillas y vayan probando cuales son los que más les gustan.

Algo muy importante: al contrario de las lechugas los tomates son de climas cálidos, si queremos cultivarlos en lugares fríos y húmedos vamos a tener que esforzarnos mucho y si queremos cultivarlos para comer en invierno va a ser casi imposible (además todos sabemos además lo malo que son los tomates de invierno), si se quieren arriesgar adelante, pero nosotras les recomendamos respetar las épocas de cultivo y adaptar nuestra dieta a los ritmos de las estaciones así siempre tendrán lo mejor de cada vegetal.

Ahora a lo práctico…

Suelo: El suelo tiene que ser muy abonado, con compost o humus maduro. 

Siembra: Si estamos en un clima templado sembramos a mitades o a fines de invierno en almácigos y los protegemos poniéndole diarios o plástico grueso desde el fin de la tarde hasta la mañana siguiente , si los podemos guardar en la noche dentro de la casa o en una pieza exterior es  mejor. El tomate no soporta las temperaturas bajo cero!

Plantación: Cuando empieza el buen tiempo (estamos seguros que ya pasaron las heladas y las noches ya no son muy frías) trasplantamos los tomates al huerto el cual ya debe llevar unas cuatro semanas abonado con compost. Una distancia de unos 40 cm entre plantas está bien… es muy muy muy importante que las plantas estén al son, al menos deben tener unas 6 horas de sol diarias, las tomateras plantadas a la sombra no dan tomates. 

Cuidados permanentes:

-          -Hay que cortar las ramas inferiores para que les llegue calor a las raíces.
-        - Una vez que el tomate ya tiene flores podemos ir podando algunas ramas que no tienen flores. Los brotes laterales se cortan también. esos son unas ramas que crecen debajo de las ramas fructíferas, como si un brazo creciera debajo del brazo real.
-       - No deben tocar las plantas después de fumar ni tocar tabaco  porque les pueden contagiar el mosaico del tabaco (virus)
El tomate que se cultiva al aire libre y de forma no intensiva no sufre de muchas enfermedades, sin embargo recomendamos poner plantas de albahaca cerca de las tomateras para ayudar al control de las plagas. En otro post hablaremos de la rotación de cultivos que sirve mucho para evitar todo tipo de complicaciones sanitarias.

Y lo más importante… Los tomates necesitan guías, en cuanto plantamos la tomatera en el lugar definitivo la debemos acompañar de un palo guía de un metro y medio aprox, a medida que la tomatera vaya creciendo vamos atándola a la guía. Existen formas de en tutorar en vertical o en cruz, les dejamos unas ilustraciones explicando como se arman las guías

Tipo Vertical: 



Como se ilustra en la imagen se pone una guía en cada tomatera y guías transversales para que le de mayor estabilidad, los palos entre ellos  se pueden clavar o amarrar. A nosotras esta es la forma de guía que mejor nos ha resutado.


Guía en Cruz


La idea es la misma solo que acá las guías principales se ponen en cruz con una solo palo trasversa, para estas guías los tutores deben ser más largos porque pierden altura al ponerlo en diagonal. 

Importante! 
Las tomateras no son trepadoras, nosotros vamos guiándolas y amarrándolas a los tutores 

Eso por hoy.. suerte con sus huertos, cualquier duda nos escriben al pequenohuerto@gmail.com, les dejamos nuestra receta preferida con tomates  http://cocinademercado.blogspot.com/search/label/Gazpacho

miércoles, 30 de octubre de 2013

La Lechuga

La lechuga se gana el primer lugar del vegetal que todos queremos siempre tener, es la base de la mayoría de las ensaladas y gracias a que existen de muchos tipos podemos cultivarla casi todo el año J. Acá van algunas cosas que les van a servir si la quieren cultivar!
Como ustedes saben existen distintos de tipos de lechuga, las más comunes de encontrar son las  escarolas, españolas, costinas, milanesas y moradas, a nuestro gusto son todas ricas y mientras más variedades sembremos y cosechemos más lindo va a ser nuestro huerto y más variadas van a ser nuestras ensaladas. Aunque existen algunas lechugas que las venden como exclusivamente de invierno (y que son un poco más resistentes) casi todas las variedades  con algunos cuidados las podemos sembrar durante el año completo.
Acá van los consejos
Suelo y clima: Aunque crece en casi cualquier suelo es mejor que este bien abonado (con humus o compost), es importante que este bien labrado y que quede la tierra fina, también debe tener  buen drenaje lo que hace que sea difícil plantarlas en suelos arcillosos. (Si te interesa saber de una forma sencilla y entretenida que tipo de suelo hay en tu casa sigue este método del tacto http://maizedoctor.cimmyt.org/index.php/es/metodos-de-medicion/169 )
Las lechugas prefieren los lugares frescos y húmedos, pueden sembrarse al sol directo pero si estamos en pleno verano y plantamos las lechugas en un lugar que les de sol todo el día van a terminar suicidándose… ¿Qué es que se suiciden? ¿Se suicidan las lechugas?... todas las lechugas si uno no las cosecha empiezan a subir y terminan “espigadas” lo normal es que uno deje algunas lechugas que se espiguen porque así dar flor y semilla pero hay veces que la lechuga nunca se llega a formar bien y se sube al poco tiempo .. en ese caso decimos que la lechuga se suicidó, eso es algo que no queremos que pase.

Siembra y plantación para lechugas en invierno
Se siembra en almácigos, a finales de verano a unos dos cm de profundidad. La tierra del almácigo es muy importante que esté bien abonada y muy suelta para que a la semilla no le cueste germinar, es muy importante que la tierra esté siempre húmeda (no encharcada ni hecha barro, sólo húmeda)
Cuando ya asoman las primeras hojas es importante proteger las plantas con campanas o algún otro tipo de abrigo (más adelante haremos un post sobre ese tipo de técnicas) obviamente si estamos en un lugar muy helado no vamos a poder plantar lechugas fuera de un invernadero. Cuando las lechuguitas empiecen a crecer es importante aclarar el almácigo, eso quiere decir que  si están muy juntas las plantas que van creciendo tenemos que sacar las más pequeñas para darle espacio a las grandes, cuando la planta tiene unos 10 cm la trasplantamos a la tierra a unos 25 cm de distancia entre cada una de ellas.
Cuando la planta ya está grande es bueno amarrarla unos diez días antes de la cosecha para que las hojas de adentro queden más suaves y para que la lechuga no acumule mucha agua en su interior.

Siembra y plantación de lechuga de verano
En primavera podemos sembrar directamente las lechugas al suelo ( solo si la huerta tiene la tierra bien suelta y abonada), las sembramos en hileras separadas unos 45 cm unas de otras, cuando las plantas empiecen a crecer nuevamente vamos a tener que ralearlas para dejar sólo las plantas más grandes separadas entre ellas a unos 25  cm. Las plantas que arrancamos las podemos trasplantar con facilidad a otro lugar.
Hay que preocuparse de no sembrar todo al mismo tiempo, es bueno sembrar pocas semillas cada dos semanas para así tener lechugas listas a lo largo de tiempo y no todas de una vez.

Para finalizar les recomendamos este blog, donde aparecen miles de ensaladas muy originales con lechuga y muchas cosas más

domingo, 29 de septiembre de 2013

La siembra



Ahora viene la parte entretenida de crear un huerto, llegó el momento de elegir que vamos a sembrar y de qué forma vamos crear nuestros cultivos. Antes de partir es necesario tener en cuenta los siguientes puntos:

  El espacio en el que vamos a sembrar: Tenemos que tener claro cual va a ser el área en que vamos a sembrar, si pensamos tener cultivos en un balcón de un departamento obviamente no podemos sembrar papas. Cada planta tiene necesidades específicas de espacio y de suelo (vamos a ir haciendo post de las características singulares de cada cultivo) pero más allá de eso tenemos que ser realistas lo que realmente vamos a poder cultivar.

  El tiempo del que disponemos: un huerto si está bien planificado no necesita mucho cuidado pero de todas formas va a necesitar un poco de nuestro trabajo. Si somos personas en extremo ocupadas vamos a tener que partir teniendo un huerto de cultivos sencillos que no requieran mucho cuidado. Plantas como los tomates, pepinos,berenjenas,  zapallos, zapallitos o algunos tipos de porotos necesitas que les construyamos guías para que los frutos no toquen el suelo por lo tanto si piensas que no tendrás el tiempo para construir las guías es mejor que no pongas de esos cultivos en tu siembra.


 El lugar donde vivo: Puede sonar obvio pero es importante considerar el clima de la zona en la que vivimos, si estamos en un lugar muy seco y sembramos cultivos con mucha demanda de agua eso nos va a significar más trabajo y más gastos, al contrario si vivo en una zona muy lluviosa hay cultivos que no van a resistir tanta humedad

_ La época del año: Hay cultivos que se siembran en distintas épocas del año y hay otros que con algunos cuidados se pueden sembrar siempre, hay que tratar de ir lo más acorde con las épocas ideales de cada cultivo para ser sembrados. 

Les dejamos tablas ilustradas por Elisa para que tengan un calendario de siembra-cosecha, que las disfruten :) 








Compost!









Si no tenemos (o no nos gustan) , las lombrices y tenemos espacio en nuestro jardín podemos hacer compost,  no es más que crear una descomposición controlada de los residuos vegetales en nuestra casa con el fin de reducir la basura y aprovechar los nutrientes, así vamos a tener de forma natural una tierra muy nutritiva para las plantas que pensamos poner en nuestro huerto.

Que necesitamos:


              
Residuos vegetales: sirven los mismos que indicamos para el vermicompost (humus), casi todas las cosas de origen vegetal  se pueden compostar sin embargo los cítricos o los restos de aceite deben ser añadidos en poca cantidad; para que se entienda mejor: si tengo una ensalada aliñada con aceite la puedo poner, si me sobra medio litro de aceite después de freír papas fritas por ningún motivo lo pongo en el compost
               Un contenedor: El compost se suele hacer  en contenedores grandes, para una familia de 4 personas con un consumo normal de vegetales un contenedor de un metro cúbico está bien. Pueden ser de plástico, madera o de malla, lo importante es que tengan buena ventilación y que permitan que nuestro compost esté bien ordenado. (Dibujos compostera de madera, compostera de rejilla, compostera de tambor). Si hay suficiente espacio en el jardín el compost puede hacerse cavando un hoyo en suelo, en ese caso igual va a ser necesario poner una rejilla para evitar que entres insectos o animalitos

El lugar donde pongamos el compost debe ser plano, tener buena ventilación y ser de fácil acceso.


















  











Proceso:
Si lo estamos haciendo sin contenedor:

 1- Poner piedras ordenadas en el suelo sobre toda la superficie en la cual vamos a poner la pila de desechos, esto va a favorecer la ventilación al mismo tiempo que va a dejar entrar a pequeños organismos beneficiosos para el proceso.
2- sobre las piedras poner un poco de tierra o compost maduro.
3- Empezar a poner nuestros residuos vegetales.

Si lo estamos haciendo en contenedor hacemos lo mismo sin capa de piedras.

Mantenimiento:

En el proceso de compostaje intervienen muchos microorganismos que realizan un proceso aeróbico de descomposición por eso es necesario que cada cierto tiempo volteemos la mezcla para que se incorpore aire, si no lo hacemos van a empezar a salir mal olor de nuestro compost y el proceso va a ser más lento, con una vez a la semana que remueva la mezcla está bien .

Humedad: El compost tiene que estar húmedo pero no mojado ni encharcado, si está muy mojado le podemos incorporar diario picado o tierra seca, si esta muy seco podemos ponerle más residuos vegetales frescos, agua o restos de jugos naturales.

 Temperatura: en el proceso de descomposición se produce calor, esto es bueno porque nos indica que el proceso está activo. Si el compost esta muy frió es necesario voltearlo para incorporar aire y que se acelere la descomposición.

Maduración y cosecha del compost:

El compost completo puede tardar de tres a doce meses en estar listo para ser “cosechado” en  verano el proceso es más rápido que en invierno. Las señales que nos indican que está listo son:

 El compost tiene un color café oscuro.
 No tiene olor a comida, solo huele a tierra húmeda.
No se pueden identificar restos de residuos.

En ese momento se puede cosechar y usar directo en la tierra o almácigos!

Algunos datos extras:

 Si ponemos los residuos bien picados el proceso va a ser más rápido.
Si tenemos el compost el el jardín lo podemos poner en un lugar donde sabemos que después vamos a plantar, la tierra bajo el compost va a quedar muy fértil.